Ensalada de zanahoria con Olicatessen

Una ensalada sencillísima de hacer, buenísima y “resultona”.

Limpiar bien las zanahorias, rallarlas con el rallador y poner directamente en la fuente. Tirar unas gotas de zumo de limón para evitar que se oxide la zanahoria.

Cortar unas virutas de cereza (también queda muy bien con higos o ciruelas) y añadir por encima de la zanahoria. Después, espolvorear unas semillas de amapola y pipas peladas.
Sólo falta aliñar con un poco de sal y aceite Olicatessen al gusto. Mezclar bien y ya lo tienes!

Monísima, no?

Comparteix

Share on facebook
Share on twitter
Descubre una nueva forma de disfrutar del aceite