Estética

A lo largo de la historia los usos que se ha dado en el aceite de oliva en la piel eran por motivos de higiene, unción corporal y la perfumería.

La cultura egipcia, de hecho, fue la que más cualidades le otorgó al aceite de oliva. Hoy en día, incluir aceite en las cremas, lociones, leches corporales… es muy habitual.

 

El aceite de oliva virgen extra es un ingrediente básico a la hora de cuidar la piel y el cabello, ya que restaura los niveles de humedad del cuerpo, hidrata, tonifica y protege de los factores ambientales externos.

Es un hidratante excelente, regula la producción de la grasa de los tejidos corporales.

 

También es un gran remedio para las cutículas de las uñas y para realizar tratamientos para el cabello.

 

Actualmente, se utiliza en centros de masajes pues aparte de los efectos tonificantes y la hidratación se le atribuyen otros beneficios terapéuticos: antiinflamatorio y constituyente de membranas celulares.